Pulp Fiction ★★★

Dirección: Quentin Tarantino
Guion: Quentin Tarantino, Roger Avary
Intérpretes: John Travolta, Samuel L. Jackson, Uma Thurman, Bruce Willis, Ving Rhames, Harvey Keitel, Tim Roth, Amanda Plummer, María de Medeiros, Eric Stoltz, Rosanna Arquette, Christopher Walken, Paul Calderon, Bronagh Gallagher, Peter Greene, Stephen Hibbert, Angela Jones, Phil LaMarr, Robert Ruth, Julia Sweeney, Quentin Tarantino, Frank Whaley, Duane Whitaker, Steve Buscemi, Burr Steers

Existen películas que, por razones muy difíciles de descifrar, se convierten de inmediato en parte del imaginario popular, que es otra forma de decir que son icónicas casi desde su nacimiento, y ese aura de icono las envuelve ya para siempre, haciendo en algunos casos bastante difícil una interpretación crítica de ellas. Sin lugar a dudas, ‘Pulp Fiction’ (Tarantino, 1994), es una de esas películas, y siendo ya una de las más famosas de la historia del cine, sus secuencias más recordadas (como la de ‘Psicosis’, como la de ‘2001: una odisea del espacio’) han sido plagiadas, homenajeadas, parodiadas y comentadas en infinidad de películas y en infinidad de libros de cine, a pesar de que echando un vistazo superficial a su construcción y a su enjundia narrativa, además de al sistema de ideas que la sostiene, no se trata ni de lejos de la película más valiosa de la estrella de rock por antonomasia del cine estadounidense contemporáneo, y viéndola por enésima vez resulta que no es tan difícil una aproximación crítica (ese temido “para qué” inherente a toda crítica que valga la pena leerse, esa necesidad de escuchar la misma voz que inspiró al artista), y que sus mimbres, que hace tiempo que dejan verse, pues Tarantino fue en esta película el cineasta posmoderno más paradójico de los años noventa (lo que es mucho decir) y dejó de serlo (posmoderno) cuando se convirtió en un director de verdad.

Tras el muy merecido éxito de crítica de la notable ‘Reservoir Dogs’ (1991), Tarantino acometió esta segunda película con mucha más ambición y es obligado decir que con mucha mayor autoindulgencia, hasta el punto de que puede considerarse a ‘Pulp Fiction’ como una prolongación de aquella, en su descripción de un submundo sórdido y criminal de la ciudad de Los Ángeles, pero en su caso en un tono de comedia negra absoluta, comedia negra que en su caso llega a límites casi insoportables de frivolidad y bajeza moral. La película concursó en Cannes y contra todo pronóstico se alzó con la Palma de Oro (gracias al presidente del jurado, Clint Eastwood… y sin duda a sus muchas referencias a la cultura francesa, y a sus guiños cinéfilos a Melville o Godard…). Puede decirse que Tarantino le debe mucho a Cannes, pues el festival apostó por él, y no se equivocó. ‘Pulp Fiction’ se convertía así en la cuarta película estadounidense en alzarse con el premio cinematográfico más prestigioso del mundo en seis ediciones del festival. Sin embargo veintisiete años después no hace falta ser muy exigente para darse cuenta de que aquel premio fue bastante desproporcionado para una película de esta categoría. Y es que de frivolidad estamos hablando: el segundo filme de Tarantino, pese a sus indudables méritos, es una película digna de un psicópata y narrada para psicópatas, y voy a explicar el porqué.

El armazón argumental de este filme lo sustentan tres historias (o más bien cuatro, si incluimos el breve segmento de los atracadores del restaurante) que van a entrecruzarse con bastante habilidad y astucia, aunque no con el ingenio que cabría esperar. Tenemos al recién llegado Vincent Vega (John Travolta) que ha de sacar a cenar a la mujer (Uma Thurman) del jefe mafioso, al boxeador (Bruce Willis) que va a traicionar a ese mismo jefe mafioso y no va a dejarse ganar en su último combate, y de nuevo a Vincent Vega acompañado de Jules (Samuel L. Jackson) que tras un encargo de su jefe se verán en verdaderas dificultades para no ser capturados por la policía. Un collage de momentos deliberadamente prosaicos (la cena aburrida con Mrs Wallace, la conversación de Butch con la taxista o con su mujer, las charlas interminables de Jules y Vincent) luego electrizados hasta el paroxismo por momentos de gran violencia, de sordidez y comedia negra (la sobredosis de Mrs Wallace, el sótano en el que acaban Butch y Marsellus, la limpieza de trozos de cerebro y cráneo del coche de Jules…), en los que Tarantino se siente como pez en el agua, divirtiéndose como un niño pequeño y divirtiendo al espectador con muertes, violaciones, sadismo y órganos humanos. Lo que en ‘Reservoir Dogs’ era casi una tragedia sanguinaria, aquí es un cómic de una frivolidad pasmosa, hecho para disfrute del adolescente más descerebrado, al que es imposible que esta película no deleite.

Y eso no significa que Tarantino no filme muy bien, dirija a sus actores con gran instinto y sepa puntuar su narración de mucho cachondeo y mucha sorna cinéfila. Travolta no parece él mismo convertido en este sicario hortera y drogata al que finalmente le obligan a bailar como en sus tiempos de ‘Grease’ (Kleiser, 1978) o ‘Fiebre del sábado noche’ (‘Saturday Night Fever’, Badham, 1977). Uma Thurman está chispeante como la mujer de Marsellus Wallace. Willis y Jackson están realmente muy bien en sus respectivos roles, y en general el reparto cumple con nota, pues todos ellos están muy naturales (con mención especial para un impresionante Christopher Walken, en una breve secuencia que probablemente sea la mejor del filme, y además incrustada en la mejor historia de las tres, imposible además no conectar su personaje con el de ‘El cazador’ (‘The Deer Hunter’, Cimino, 1978), en el homenaje cinéfilo más importante de la película). El cineasta, además, hace un uso magnífico del scope y de la profundidad de campo y desde luego tiene cine en las venas. Pero al final el poso que deja la película (que es siempre lo más importante) es el de un cómic engreído y petulante que no está demasiado lejos de la posterior, y mucho menos reconocida, ‘Sin City’ (Rodriguez, 2005). Pero ambas son igualmente artificiosas, y la de Tarantino mucho más hueca y rimbombante, además de cuestionable.

Porque en ‘Pulp Fiction’ la violencia está hecha para divertir, para resultar atractiva y vistosa para el espectador. Para que disfrute con ella. Su primera película contenía mucho humor y mucha ironía pero la violencia era terrible, insoportable (hasta el punto en que la cámara apartaba la mirada en el momento culminante…). Aquí la violencia es el por qué y el para qué, y es una violencia que no trasciende, sino que resulta plenamente posmoderna (desquiciada, alegre, sin consecuencias, sin verdadero peso dramático). Y no es que todos sus personajes resulten despreciables (que lo son), sino que en el dibujo de sus mujeres, al menos este filme, Tarantino se revela brutalmente misógino, pues todas ellas son descerebradas y débiles, alocadas y frágiles, sin verdadera fuerza narrativa. ‘Pulp Fiction’ es una película hecha con el objetivo de ser una gran obra maestra, pero sólo puede encandilar a los adolescentes (de todas las edades) para los que nada importa, para los que no hay consecuencias, para los que te puedes reír de una violación, de una sobredosis o de la muerte accidental de un muchacho. Es decir, con la ambición de ser un genio del cine (cosa que evidentemente Tarantino no es) pero con el resultado de crear una película digna de un psicópata. Quentin Tarantino es un epígono, muy listo y astuto, de David Lynch y de Martin Scorsese, y aunque posee películas notables, siempre está a un pasito de la parodia, a un peldaño de la comedia de sí mismo.

Lo más paradójico es que 1994 fue un gran año de cine, y mientras los Óscar y la taquilla premiaban a la muy deficiente ‘Forrest Gump’ y la crítica y Cannes ensalzaba a esta brillante pero hueca ‘Pulp Fiction’, ahí estaban nada menos que ‘Cadena perpetua’ (‘The Shawshank Redemption’, Darabont), ‘Ed Wood’ (Burton) y ‘Balas sobre Broadway’ (‘Bullets Over Broadway’, Allen), tres películas muy superiores a las dos nombradas y que son, por tanto, las ganadoras morales, las verdaderas triunfadoras de este tinglado de hacer películas.

Puntuación final: 6,5

3 comentarios sobre “Pulp Fiction ★★★

  1. Wikipedia.-“Aunque The Shawshank Redemption tuvo una cálida recepción crítica tras su lanzamiento, en particular por su historia y por las actuaciones de la pareja protagonista, fue una decepción de taquilla al obtener solamente 16 millones de dólares durante su estreno. Se citaron muchas razones para su fracaso en ese momento, entre ellas la competencia de películas como Pulp Fiction y Forrest Gump, la impopularidad general de las películas desarrolladas en prisiones, la falta de personajes femeninos e incluso el título, considerado confuso para el público. El filme recibió siete nominaciones a los Premios Óscar y dos a los Globos de Oro y fue reestrenado en salas de cine, lo que aumentó su recaudación bruta a 58 millones de dólares.” Parecen razones de peso para que no fuese un éxito a primera vista y es que un cine de calidad y al mismo tiempo muy recaudador suelen ser asuntos que acostumbran a ser incompatibles, por lo menos a corto plazo. La verdadera cultura se mueve en vehículos humildes y el personal no suele fijarse demasiado ya que no ha sido educado en la visión crítica de los fenómenos y solo quiere diversión sencilla y ¿posmodernidad ? pues podría ser ya que es lo que le conviene al sistema, vamos que no me cabe la menor duda (:-))

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s