Munich ★★★★

Dirección: Steven Spielberg
Guion: Tony Kushner, Eric Roth (Novela: George Jonas)
Intérpretes: Eric Bana, Daniel Craig, Ciarán Hinds, Mathieu Kassovitz, Hanns Zischler, Geoffrey Rush, Mathieu Amalric, Ayelet Zurer, Michael Lonsdale, Lynn Cohen, Gila Almagor, Marie-Josée Croze, Yvan Attal, Valeria Bruni Tedeschi, Makram Khoury, Yigal Naor, Moritz Bleibtreu, Ami Weinberg, Omar Metwally

Podríamos decir que en la ya extensa, prolífica y desigual carrera de uno de los directores más famosos de la historia del cine, el oriundo de Cincinatti (Ohio) Steven Spielberg, existen dos vertientes bien diferenciadas. En realidad se podrían llegar a delimitar tres, pero a grandes rasgos, para no alargar esta introducción, hablaremos de dos. A saber: por un lado sus filmes aventureros, más abiertamente comerciales, muchos de ellos bastante fáciles, convencionales y de escaso riesgo, aunque también los tiene muy brillantes (e incluso magistrales, como lo son los mejores con diferencia de todos ellos, ‘Jaws’ y ‘Close Encounters of the Third Kind’); y por otro lado sus filmes “serios”, con los que este director ha intentado, y sigue intentando, ser considerado un gran maestro en el arte de filmar películas. Ya comenzó esta vertiente en los años ochenta, decidido a ser algo más que el rey de la taquilla, y a lo largo de las décadas se han ido sucediendo estos filmes ambiciosos, sobre temáticas tan trascendentales como la esclavitud, el exterminio judío en la II Guerra Mundial, el desembarco de Normandía… pero a algunos nos ha dado la impresión de que a Spielberg siempre le ha sobrado o faltado algo. Que no acababa de dar en el clavo.

Y no deja de ser sintomático de estos tiempos desorientados en los que vivimos, que precisamente cuando da en el clavo, y aunque grandes sectores de la crítica valoraron sin ambages la propuesta, lo hiciera con un filme que por su propia naturaleza se aleja bastante, por no decir mucho, de lo que el propio Spielberg ha venido firmando hasta la fecha, y que por su propio planteamiento era imposible que llegara a las cotas de aceptación popular de otros filmes suyos muy alabados como ‘La lista de Schindler’ (‘Schindler’s List’, 1993), o ‘Salvar al soldado Ryan’ (‘Saving Private Ryan’, 1998), dos melodramas bastante cuestionables en algunos puntos, muy condescendientes con el espectador, y muy autoconscientes en su puesta en escena, además de enormes éxitos de taquilla. Pero se cumple una vez más esa máxima de que a mayor riesgo, y a menor aceptación, muchas veces mayor alcance artistico, hasta el punto de que estamos hablando de la que quizá sea la más redonda película filmada por Steven Spielberg, la admirable, valiente y terrible ‘Munich’, que se estrenó hace ya quince años, y de la que muy poca gente parece (querer) acordarse cuando se discute la carrera de este realizador.

Hace falta tener mucho poder, mucho margen de maniobra, además de las ideas muy claras, y mucho coraje y mucha humildad para hacer esta gran película, que como todo el mundo sabe o se puede imaginar, cuenta la muy cuestionable operación del gobierno israelí liderado por Golda Meir en contrapartida a la masacre perpetrada por el grupo terrorista Septiembre Negro. El filme se centra en los esfuerzos del pequeño comando israelí de asesinos entrenados por encontrar y ejecutar a los once terroristas responsables de aquella tragedia. Y ya desde el mismo comienzo, con la desgarrada voz de Lisbeth Scott en la dolorida música de John Williams, con las cruentas imágenes del grupo terrorista infiltrándose en la villa olímpica y tomando los rehenes, se percibe que Spielberg se ha tomado este proyecto muy en serio, quizá mucho más que otros filmes suyos de contenido tan trascendental. De hecho, consigue ser en muchos aspectos el perfecto reverso de la (temerariamente) aclamada ‘La lista de Schindler’, tanto conceptual como formalmente.

En realidad ‘Munich’ es fácilmente la película más sorprendente y original de su autor, a pesar de que bebe de algunos clásicos de los años setenta y de los estilos callejeros, descarnados, de un Ronald Neame o un John Frankenheimer, pasando por un Lumet o un Friedkin. Pero el director, por una vez, parece haber asumido perfectamente sus referencias, y llega mucho más lejos que ellas en su magistral recreación de una época y unos hechos terribles, en los que no cabe la menor vacilación formal, ni el menor resbalón de ritmo. En el periplo de este grupo de asesinos impelidos por las circunstancias a ser tan despiadados como los propios terroristas a los que cazan, Spielberg endurece su mirada hasta crear el mundo más sombrío y pesimista que hemos visto en ninguna de sus películas. Y aunque algunos esperaron una glorificación de las ejecuciones israelíes, esto jamás sucede, y el relato se adentra en territorios morales muy densos, muy tóxicos, nada fáciles ni predigeridos, sino resbaladizos e incómodos. Todo esto lo sirve Spielberg sin la menor caída en lo tendencioso, resultando siempre sutil y elegante, permitiendo que los hechos hablen por sí mismos y que el espectador saque sus propias conclusiones. Es decir, todo lo contrario a ‘La lista de Schindler’ y ‘Salvar al soldado Ryan’.

La representación de los numerosos asesinatos (algunos de ellos contra objetivos de responsabilidad dudosa), los preparativos para cada uno de ellos, las consecuencias anímicas y psicológicas que inevitablemente conllevan… Spielberg no tiene piedad de sus personajes, pese a que en parte les comprende. No juzga, sino que acompaña, y nos muestra una vez más el horror del ciclo de la violencia que nunca acaba, la ciega necesidad de reparar el horror con más horror. Y lo hace con tal precisión en la puesta en escena, con tal dominio del suspense y de las complejidades del alma humana, que demuestra como pocas veces que es un superdotado de la imagen, un contador de historias nato, un narrador superlativo, capaz de impactarnos y conmovernos al mismo tiempo que nos obliga a reflexionar, a no ser espectadores pasivos o inocentes. ‘Munich’ es uno de esos raros filmes cuyas imágenes al mismo tiempo nos perturban y nos liberan.

Es tan imponente su visionado, que incluso el gobierno israelí, que había colmado de honores a Spielberg por ‘Schindler’s List’, se sintió ofendido por este trabajo. Pero Spielberg tampoco condena abiertamente a los judíos pese a sus atroces asesinatos. No al menos al grupo de compañeros que se limita a cumplir órdenes, y a quienes Spielberg si bien no ensalza, por lo menos sí perdona su terrible proceder, en una hermosa secuencia en la que sirviéndose de una cálida música de Williams nos muestra el lado más humano de los asesinos. Pero esto es un descenso a los infiernos, y seremos testigos de la caída en la locura de los supervivientes, del infierno de la paranoia, del virus que la violencia infecta en todos sus practicantes. En cierto modo es esta una película casi mística, con tintes bíblicos (de nuevo reforzados por la sensacional partitura del maestro), que en la trastienda de sus imágenes nos retrotrae a los orígenes de una sociedad, la judía, que parece casi maldita a lo largo de los siglos, y que acumula tantos pecados como víctimas.

Este magistral ‘Munich’, que roza la maestría en casi todos sus aspectos (sobresalientes fotografía, montaje y diseño de producción, que nos llevan a unos convulsos años setenta con una convicción absoluta), que cuenta con un amplio plantel de actores yo diría perfectos (sensacionales Bana, Craig, Rush, Lonsdale, Amalric… todos), nos hace lamentar que Spielberg haya fiscalizado gran parte de su carrera en pos del éxito económico. Este filme da la verdadera medida de su portentoso talento, de la valentía de la que es capaz un verdadero artista que trabaja de espaldas a la lógica de la taquilla, y se erige en su filme más redondo e inolvidable, por encima de otras nombradas mucho más famosas, e incluso de la magnífica ‘Lincoln’ (2012). Ojalá antes de que llegue el ocaso de su carrera, este cineasta pueda volver a demostrar semejante coraje.

Puntuación final: 8,5

Un comentario sobre "Munich ★★★★"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s