El príncipe de las tinieblas (Prince of Darkness) ★★★★★

Dirección: John Carpenter
Guion: John Carpenter
Reparto: Jameson Parker, Donald Pleasence, Lisa Blount, Victor Wong, Dennis Dun, Anne Howard, Susan Blanchard, Jesse Lawrence Ferguson, Ann Yen, Peter Jason, Dirk Blocker, Ken Wright, Robert Grasmere, Alice Cooper

Es llamativo que durante mucho tiempo, o puede que desde siempre, y supongo que aún estamos ahí, el cine de género más duro ha sufrido la indiferencia de gran parte de la crítica y la condescendencia de la cinefilia. Sí, hay buenas películas. Sí, tienen cosas interesantes. Pero no pueden jugar en la misma liga que otras más importantes, que las verdaderas grandes. Y cuando digo género duro me estoy refiriendo por supuesto al thriller y al terror, al cine de fantasía e incluso a la Sci-Fi. Lo que de verdad ostenta un extraño prestigio es eso que llaman, un tanto erróneamente, «drama», o filmes más «serios». Pero lo que de verdad debería valorarse es la narrativa. No tanto el marco como lo que con él se consigue. No tanto el qué y más el cómo, pues el cómo, en realidad, es el qué. Y si nos ponemos a hablar (o por mejor decir, a escribir), sobre narrativa, pocas películas albergan tanta, tan depurada y fascinante narrativa como la triada que en la filmografía de Carpenter forman sus filmes de 1982, 1987 y 1988, a saber: ‘The Thing’, ‘Prince of Darkness’, y ‘They Live’. A continuación vamos a hablar un poco de la segunda, porque es un verdadero placer hacerlo y porque con ella Carpenter llegó a una de esas raras cimas reservadas a los verdaderos directores de cine.

Respuesta rigurosa, severa, apocalíptica y probablemente involuntaria (o al menos eso parece) del eufórico desmadre de un año antes, ‘Golpe en la Pequeña China’ (‘Big Trouble in Little China’), que fue un doloroso fracaso de taquilla, pero que le sirvió al director para, con un presupuesto mucho más modesto, levantar una de sus obras maestras, con parte del elenco de aquella película, y con un diseño de producción que parece heredero directo de los infiernos chinos que allí vimos y disfrutamos, pero esta vez teñidos de un ambiente mucho más tóxico, casi irrespirable, una verdadera pesadilla en la que el sentido del humor del filme anterior queda proscrito, para una experiencia demoníaca que encoge el corazón un poco más a cada escena, pero que hace volar la imaginación a la misma velocidad que a la de su máximo responsable, entregado a un relato de horror puro, que se sitúa muy por encima de casi cualquier título de similares características, para regalar una lección de cine que muchos no supieron apreciar en su momento y que me temo que muchos no serán capaces de apreciar hoy en día. O quizá me equivoque.

Confluyen, en ‘El príncipe de las tinieblas’, tres aspectos que hacen de ella un filme muy especial. En primer lugar su magnífico diseño de producción, que trasciende el uso de iconos religiosos o demoníacos para centrarse más en la paleta de colores, casi como si de un filme de Terence Fisher se tratara. En segundo lugar, un sentido de la atmósfera absolutamente magistral, que saca todo el partido de ese diseño de producción con una planificación en la que se combinan los planos estáticos con los planos en vibrante movimiento. Y en tercer lugar un sentido del ritmo que debería ser estudiado en las escuelas de cine, pues propone un sutil aunque finalmente implacable «crescendo» hacia el horror absoluto. Pero hay más, pues de nuevo Carpenter logra un elaborado dibujo de personajes, otro grupo de compañeros atrapados en un interior cada vez más irrespirable y amenazante, mientras el Mal acecha en el exterior en la figura de los cada vez más numerosos mendigos poseídos por el diablo, y por los numerosos insectos que, como un ejército imparable, avanzan para arrasar con todo.

De modo que nos encontramos ante otro Beowulf: un grupo de supervivientes tratando de contener el mal y al mismo tiempo de desentrañarlo, mientras tratan de seguir con vida. Todos ellos tendrán un sueño recurrente y común, una visión de la llegada del Anti-Dios (Anti-God) a la Tierra, una de las imágenes más espeluznantes en muchos años de cine. Y uno a uno, poco a poco, irá sucumbiendo al mal, volviendo cada vez más difícil cualquier posibilidad de la destrucción final del mundo. Este sentido apocalíptico, inevitable, hermana a estas tres obras maestras (The Thing, Prince of Darkness, They Live), aunque en cada una de ellas el tratamiento será distinto. En ‘The Thing’, de clara raigambre Sci-Fi, ese apocalipsis helado será casi existencialista y estará articulado en torno a la paranoia, en ‘Prince of Darkness’ la influencia mayor será la de la fantasía mezclada con ciencia de Bernard Quatermass, mientras que en ‘They Live’ lo hará a través del cinismo mezclado con crítica social.

Asombra que esta película esté filmada con tan sólo tres millones de dólares (una ridiculez de presupuesto incluso en 1987), y en un tiempo de rodaje de treinta días. Podría ser, además, y junto con el de ‘They Live’, el mejor guion escrito por John Carpenter, en su plenitud artística total, muy por encima de los títulos que llegarían en los años noventa, ya en su decadencia. En este título al ascetismo obligado de su propuesta se une una rara perfección en todos sus elementos, incluido el memorable y desolador climax final, con el que quizá sea el último plano más brillante de su carrera y uno de los más inolvidables de la historia del género, que avisa de que ese puede no ser el final de la historia, y que la pesadilla quizá no haya hecho más que comenzar.

No comparte gloria este filme con otros de terror como ‘La semilla del diablo’ (‘Rosemary’s Baby’, Polanski, 1968), ‘La profecía’ (‘The Omen’, Donner, 1976), ‘Alien, el octavo pasajero’ (‘Alien’, Scott, 1979), ‘El exorcista’ (‘The Exorcist’, Friedkin, 1973) o ‘El sexto sentido’ (‘The Sixth Sense’, 1999), pero debería hacerlo, porque además es bastante superior a algunas de las nombradas, aunque sólo sea por su tensión y su puesta en escena. Algunos ya lo sabemos, y por eso consideramos a esta joya como uno de los hitos más importantes del género.

Puntuación final: 9,0

10 comentarios sobre “El príncipe de las tinieblas (Prince of Darkness) ★★★★★

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s